Abadía de Fontevrault

¿Os hemos dicho ya que somos unos frikis de la Edad Media? ¿No? Yo creo que sí. Y en tanto que frikis... que mejor que desplazarnos hasta tierras de batallas épicas e historias eternas. Sí, otra vez Francia - ya he explicado mi predilección hacia ese territorio -, pero ahora sin filósofos pero, quién sabe... tal vez siglos después se la hubiera considerado así.

Leonor, mujer de leyenda

Nacida en Poitiers el año 1122, es hija de Aenor de Chatellerault y Guillermo X, siendo educada por éste en las artes de leer y escribir, la caza y la estrategia militar. Vemos como éste sería el modo tradicional de educar a un hombre, pero no una mujer. Aún así, su padre hizo oídos sordos a las tradiciones y las distinciones entre sexos y educó a su hija como él creía que debía hacerlo


A la muerte de su padre Leonor, única heredera al trono después de la muerte de su hermano Guillermo, toma posesión del ducado de Aquitania.


El ducado de Aquitania, en rosa, hacía el 1150


Se casa, a los 15 años de edad, con Luis VII de Francia un año mayor que ella. Ambos acceden al trono poco después de casarse. El matrimonio empieza a ser problemático debido a diferencias de carácter, y también políticas entre los cónyuges, matrimonio que acabará años después.


Boda de Leonor y Luís
Aunque antes que el matrimonio deje de serlo, ambos marchan hacia la Segunda Cruzada, y es durante el transcurso de ésta cuando el matrimonio encuentra sus mayores diferencias: la buena relación de Leonor con su tío Raimundo de Poitiers, príncipe de Antioquía, despierta los celos del rey francés. El 21 de marzo de 1152, quince años después de la boda, el matrimonio queda anulado alegando parentesco entre los cónyuges. Después de la anulación, Leonor sigue conservando sus dominios y se casa de nuevo ese mismo año con Enrique II de InglaterraCon este matrimonio se crea el imperio angevino: el rey de Inglaterra, aún siendo vasallo del rey francés, controla un territorio ocho veces mayor al de Luis VII.



Si con el matrimonio anterior Leonor había tenido una hija, en este acabará pariendo hasta ocho veces.

Leonor establece su corte en Poitiers y allí se convierte en mecenas de trovadores  y poetas, hecho que permite posteriormente construir la leyenda - entre otros elementos - en torno a su persona.


Poitiers en la actualidad

El matrimonio entre Leonor y Enrique tampoco es nada afortunado, y los problemas crecen cuando Leonor descubre que su marido tiene una amante. Este hecho, unido a las luchas de poder territorial y político entre ambos cónyuges desemboca en la huida de Leonor a Poitiers, llevándose a sus hijos con ella. En ese período de tiempo ella intenta poner a sus hijos, entre los que se encuentra Ricardo Corazón de León, en contra de su padre. Leonor es encarcelada por ello al ser acusada de traición, primero en Chinon y más tarde en Salisbury, hasta la muerte de Enrique el año 1189, momento en el que su hijo Ricardo es coronado. 
Ricardo marcha hacia la Tercera Cruzada, periodo en el que Leonor se convierte en regente de los dominios angevinos. Al regreso de su hijo, Leonor se retira a la abadía de  Fontevrault - sí, ésta que hoy os enseñamos.



Su hijo Ricardo muere en 1199, por lo que Leonor vuelve a la palestra política, con 77 años, para conseguir que su hijo Juan sea coronado.



Con 80 años Leonor aún cuenta con fuerzas suficientes para marcharse hasta Castilla y escoger entre sus nietas infantas, eligiendo a Blanca a la que convierte en futura reina de Francia.

La vida de Leonor termina el 1 de abril de 1204 en la abadía de Fontevrault, cuando ella cuenta con 82 años de edad y una gran vida a sus espaldas.


Tumba de Leonor y Ricardo


En la actualidad...

Por esto que os hemos contado es por lo que muchos consideran a Leonor de Aquitania como una mujer manipuladora, y la tachan incluso de arpía. Podemos darnos cuenta que si en vez de estar hablando de una mujer, lo hiciésemos de un hombre, diríamos que había estado un gran estratega político y un magnífico gobernante, pero no... en este caso era una mujer y la historia no ha hecho justicia a su figura por haber nacido fémina. Y así como Leonor, tenemos muchas otras mujeres reinas, filósofas, pintoras, escritoras, poetisas, pensadoras, que han sido apartadas del lugar histórico que les corresponde por primar la figura del varón frente al de la mujer.

Pero dejemos de lado las reivindicaciones y centrémonos en aquéllo por lo que aquí nos encontramos: nuestra visita deseada de la Abadía de Fontevraud, en la que  encontramos enterrada a Leonor de Aquitania, una mujer que a inicios del s.XIII es recordada para toda la eternidad con un libro en su tumba no merece más que respetos. 

Esta abadía la encontramos entre Poitiers y Tours, en plena Aquitania, como no. Una visita de leyenda.





Entradas Populares