Sils-Maria

He leído este nombre miles y miles de veces. Sils-Maria... evoca tantas y tantas cosas. Puede que os suene a monasterio, o más bien a nada. Pero no, Sils-Maria es ese lugar en el que se refugiaba Nietzsche - sí, otro filósofo,  filósofo - y paseaba, y sentía, y escribía. Fue para curarse, y se enamoró del lugar  - ¿y quién no lo haría?. Y allí pasó largas temporadas. Y se inspiró. Y llegó el eterno retorno.


Filosofías aparte, vayamos a lo que aquí nos interesa: los viajes. La casita en donde vivió Nietzsche se encuentra en uno de los valles habitados más alto de Europa, y en ella puedes incluso alojarte por unos módicos 60 francos suizos por persona. No es un precio demasiado alto y, como esto va de futuribles y de sueños, espero algún día poder alojarme, en serio; igual el genio de Nietzsche me invade y después de muerta todos me idolatren.

La casita donde se alojaba Nietzsche

Para poder ir a la Nietzsche Haus debemos dirigirnos hasta Sils im Engadin/Segl, en Suiza y podremos encontrar, además de la residencia de mi alter ego filosófico, lagos impresionantes, cumbres picudas y mucho verde. Un lugar fantástico en el que dejarse llevar y filosofar, y no tiene porque ser a martillazos.

¿Dan o no dan ganas de filosofar?
 







Entradas Populares