Auvergne, tierra de volcanes verdes.

Una vez leí en Los Viajeros un diario de alguien que había ido a Auvergne a visitar a unos familiares, y se preguntaba el porqué nadie iba allí. Leí el diario con avidez y me quedé maravillada de aquél territorio fantástico y tan primitivo. Dejé olvidado ese lugar, y hace unos pocos días me lancé a la red para buscar información sobre aquello, y me encontré en que allí había mucho más que volcanes silenciados. 




Ya os he explicado en otras entradas que Francia es uno de mis lugares preferidos en el mundo, y Auvergne - como podréis haber intuido por el nombre - se encuentra allí. Auvergne era pueblo galo, y tenían como jefe a Vercingetórix - ¿no os suena a Astérix y Obelix? -, ahí queda eso. Hasta nuestros días se han conservado muchísimas cosas, como en toda Francia, que resulta que si cae, lo vuelven a levantar - es lo que tiene el espíritu republicano.

Hay unas cuantas cuestiones que pueden llevarnos a esta parte de Francia. Una de ellas sería Vulcania, un parque de atracciones centrado en el vulcanismo, pero no es eso lo que nos lleva hasta allí. Tenemos también un gran patrimonio románico, de hecho tiene más de doscientas construcciones religiosas de los siglos XI-XIII. Pero esto, aunque es de nuestro agrado, no sería una razón principal para ir a Auvergne . Hay algo que nos gusta mucho más que el románico... y son los castillos. Y allí hay 43 castillos visitables ni más ni menos, e incluso te puedes alojar en ellos.

¿Qué os parecería perderos en esas tierras de leyenda? Yo estoy deseando ir hasta allí - es que además... ¡tiene unos quesos!







Entradas Populares