MUHBA, Barcelona

No quería escribir nada sobre Barcelona, porque es un lugar en demasía conocido. Todos tienen en mente visitar las obras de Gaudí, pasear por La Rambla, ir a la Catedral... Pero creo que debo hacerle justicia al lugar en el que estuvimos y mostrarlo al mundo.
El MUHBA - Museu, d'Història de  Barcelona - es un lugar que descubrí recientemente. Y no tiene perdón. Y no lo tiene por lo siguiente.


Estuve viviendo 6 años en Barcelona. Bien, en realidad no, viví en l'Hospitalet (is not Barcelona!), que era menos caro, que no barato. Esos 6 años los aproveché para licenciarme en Filosofía, sacarme el CAP y unas pelas. Pero los aproveché también para visitar la ciudad y disfrutar de las cosas buenas de Barcelona - que, obviamente, tiene muchas, aunque también muchas otras malas. Me encantaba perderme por el Gòtic, o el Born, o El Raval, lugar donde trasladaron mi facultad a mitad de la carrera. Esos años tuve tiempo de ir a la Sagrada Família, y no pagar, de ir al Park Güell, y no pagar, de ir a la Catedral, y no pagar, de ir a Santa Maria del Mar, y no pagar... Era una maravilla, había lugares increíbles en los que podías entrar y salir sin ningún tipo de problema y disfrutar de ellos tanto como quisieses.

Así, cuando decidí, después de casi 5 años, ir a recoger el título bonito de licenciada - entre otras cosas - tuve que plantearme qué hacer con el tiempo que estaría allí. Me daba pena, voy a ser sincera, volver a Barcelona como visitante después de haber pasado algunos de los años más importantes de mi vida allí, pero tenía que hacerlo. Estaba claro que no quería pasear por La Rambla, ni tampoco quería ir a la Sagrada Família - nunca he sido capaz de subir por aquellas escaleras. El apartamento - genial, aquí tenéis el enlace - estaba muy cerca de la Plaça Lesseps, esto quiere decir, a nada del Park Güell. Pero viendo que teníamos que pagar 7 euros, nos negamos a hacerlo. Así, recordé que cada primer domingo de mes algunos de los museos de la ciudad abrían sus puertas al público de forma gratuita - así aproveché en años pasados para visitar, entre otros, el Museu Picasso -, pero era último domingo de mes, de modo que nada. Buscando por internet encontré una iniciativa del ayuntamiento - vaya, menos mal - que proponía la visita a algunos museos, gratis, los domingos por la tarde, a partir de las 15 horas. Me puse a mirar y vi alguna cosa interesante: el Picasso, en el que ya había estado y a Juanjo tampoco le interesaba demasiado, y el MUHBA, que fue nuestra elección.

Una de las razones principales por la que decidimos visitar este museo y no otros fue por la experiencia tenida en ciudades como Zaragoza o València, donde los museos de historia de la ciudad son más que interesantes. De este modo, el domingo después de comer y amenazando lluvia emprendimos el camino a pie desde Lesseps hasta la Plaça del Rei.



Llegamos a la Plaça de la Catedral y, como es normal en esta época, estaba montado el Mercat de Santa Llúcia. Queríamos comprar un caganer de Pujol però, a 14 euros la pieza, y sin cuentas en Suiza, nos conformamos con una masía de corcho que vendían a euro.

Nos dirigimos entonces hasta la Plaça del Rei. ¡Que me aspen! ¡Nunca había estado allí! ¿Por qué? Hay cosas en el mundo que son inexplicables. Por suerte, redimí mi pecado antes de la muerte.





¡Qué maravilla de plaza!¡Qué barbaridad! El conjunto arquitectónico es precioso, de verdad. No dejéis de visitar la Plaça del Rei si estáis en Barcelona. Habiendo llegado allí, y siendo aún pronto - esto es, todavía tenías que pagar si querías entrar en el museo - nos dirigimos hasta Santa Maria del Mar con la ilusión de visitar una de las construcciones más bonitas de la ciudad de Barcelona. Tanto Juanjo como yo ya habíamos estado, pero teniéndola cerca, quisimos volver. Llegamos allí y había una cola considerable - ¿en serio? - así que nos acercamos y vimos que habían puesto unos paneles de vidrio a la entrada y que, si querías entrar, pues te sacabas la cartera. ¡Y un cuerno! Nos dimos la vuelta y dejamos allí a los guiris con sus cámaras. Mecagüen... La Catedral del Mar y todo lo que se menea. Pero, Barcelona... què t'ha passat? Si ya lo dicen, ya... Barcelona és bona si la bossa sona.

Llegamos otra vez al MUHBA y entramos. Un señorito muy amable nos preguntó, en inglés - WTF - si íbamos a visitar la exposición. Le contestamos en catalán y nos dijo que el domingo la entrada se hacía directamente a la exposición, así que allí que nos fuimos. Debemos apuntar aquí que el MUHBA se disemina por toda Barcelona y el recinto de la Plaça del Rei es el que engloba la Edad Antigua y Edad Media, por lo que aquí se encuentran restos desde el s.I después de nuestra Era, con la antigua Barcino, pasando por los visigodos del s. VII con Barchinona o la Barcelona medieval del s. XIII.

Además de los restos arqueológicos hay una proyección de 8 minutos sobre la ciudad de Barcelona desde sus inicios hasta el año 2005 que es de interés. Terminada la primera parte de la exposición, se baja hasta el subsuelo con un ascensor y empieza el recorrido por las entrañas de la ciudad. Increíble.




Cuando terminas con todo esto, llegas a la historia medieval pasando por el Saló del Tinell, del s. XIV, construcción impresionante encargada por Pere III el Cerimoniós - en la imagen inferior - o la Capella de Santa Àgata, en la que hay exposiciones temporales.



La visita es más que recomendable, y te lleva un par de horas hacerla completa, porque la exposición es de un tamaño considerable. Así que si visitáis Barcelona, más allá de todo lo que podamos conocer como Gaudí - imprescindible -, hay también otros lugares merecedores de una visita que, además, es altamente educativa.

Para terminar, y antes de que cayera otro diluvio universal,  visitamos también la catedral que los domingos, y a partir de las 17.15, abre sus puertas gratuitamente al público. Depende del horario que elijas, hay un donativo obligatorio - manda narices - que te permite visitar la catedral tranquilamente, además de visitar los terrados y el coro. También puedes entrar gratuitamente y después decidir si quieres visitar el coro y los terrados pagando.
El claustro es siempre gratuito y se puede acceder por el lateral derecho de la catedral.



Así que recordad cuando visitéis Barcelona que podéis apartaros de la masa y visitar lugares como éste que son tan fantásticos como muchos otros que se publicitan hasta la extenuación. 

Entradas Populares