Alarcón

Hoy os vamos a hablar de nuestra primera expedición a tierras castellanomanchegas. Os vamos a hablar de un pueblo construido en el meandro del río y que goza de un castillo de ensueño: os transportamos hasta Alarcón.





Encontramos Alarcón en la provincia de Cuenca, a poco más de 80 kilómetros al sur de la capital de provincia. Es una localidad pequeña que nos atrajo - como casi siempre pasa - por su castillo. Cuando decidimos visitar Cuenca decidimos visitar algo más por el camino - era una de nuestras primeras salidas - así que nos pusimos a investigar y encontramos lo que hoy aquí os mostramos.

Alarcón, con escasos 150 habitantes, poblado desde épocas íberas y romanas, coge fuerza en la época árabe a quienes debe su nombre ,que podríamos traducir como "la fortaleza", y a quienes debe también la construcción de su castillo. Se encuentra en el meandro del río Júcar, alzándose sobre el embalse conocido como pantano de Alarcón. Esta situación privilegiada hace que su visita sea una delicia para los sentidos.


Acercarse a la localidad por la carretera nos deja una estampa increíble: poco a poco va asomándose la torre del castillo que hoy es Parador de Turismo. La piedra parduza y lo estilizado de las almenas hace sacar la cámara de fotos aunque una se encuentre todavía dentro del coche. Tras pasar una primera muralla la imagen con la que nos encontramos es la que sigue:


Dominando la localidad tenemos el castillo de origen árabe que tras la caída del califato de Córdoba pasa a subordinarse al de Toledo. Tras pasar por manos de los diferentes reyes de Castilla, acaba en manos de Juan Pachecho - otro más. Pasada la Edad Media empieza el deterioro de la construcción y es en la segunda mitad del s. XX cuando el lugar es rehabilitado como parador de turismo.

Pero además de este castillo con mucha historia en sus entrañas, en Alarcón pudimos encontrar un casco histórico muy agradable con casonas majestuosas y sus blasones familiares dominando las fachadas.


Andando por sus callejuelas estrechas acabas llegando a las puertas del maravilloso castillo, que puede visitarse de forma libre o guiada. Nosotros, en aquellos tiempos - de nuestra visita hace ya tres años - decidimos hacerlo por libre porque para nosotros lo más atractivo de la localidad es el conjunto que forma el entorno natural y las construcciones humanas ya que además de estar formado por el castillo el paisaje de Alarcón está salpicado de distintos torreones que lo hacen más atractivo aún:


Alarcón es un lugar mágico y, después de pasear por sus calles, lo mejor que se puede hacer es coger distancia y echar un vistazo a todo el conjunto que os aseguramos que os va a dejar sin aliento.




Entradas Populares