Pirineos Tour - Aigüestortes Libremente

Tercer día de viaje. Nuestro plan hoy es visitar Aigüestortes, lugar al que le tenemos unas ganas inmensas. Llevamos tiempo imaginando qué podemos encontrarnos en este Parque Nacional, pero el lugar superará todas nuestras expectativas. 



Aigüestortes se puede visitar de muchas maneras y desde puntos muy dispares. Las entradas al parque nacional son múltiples y hay muchas rutas prefijadas. Las entradas principales las encontramos en Boí y también en Espot - en las que se encuentran los centros de información -, y es esta última la que nosotros tendremos como referencia.

Es bastante fácil llegar hasta Espot, casi no necesitamos ni mapa. Desde Altron dirección Vielha debemos hacer unos pocos kilómetros hasta ver el indicador del Parque Natural y torcer a la izquierda. Llegados a Espot - otro pueblo catalogado con encanto - nos encontramos a mano izquierda un gran aparcamiento y delante mismo la caseta donde podemos contratar los servicios de taxi 4x4 para subir hasta el parque. Un poco más adelante, y en un edificio más grande, está la Casa del Parc Nacional d'Aigüestortes. Os recomendamos que siempre antes de visitar el parque os paséis por allí para conocer cuáles son las condiciones de los senderos - hielo, nieve, etc -, además de informaros de las rutas posibles y cuáles son las que mejor se adaptan a vuestras condiciones físicas.

Para llegar hasta el aparcamiento principal del parque tenemos que recorrer un poco más de 4 km desde Espot, en dirección contraria a la estación de esquí - está muy bien indicado. Una vez llegados allí, tenemos un aparcamiento bastante amplio en el que poder dejar el coche y emprender nuestra subida.

 

Nuestra ruta

Emprendemos el camino desde el párquing, teniendo en cuenta las indicaciones que nos han dado en el centro de Espot. En un principio, vamos a subir hasta Sant Maurici y después ya veremos, ya que nuestra idea es pasar el día en el parque.

El camino no es demasiado pesado, aunque debemos tener en cuenta que debemos hacer un mínimo de esfuerzo para llegar hasta el lago ya que hay un desnivel considerable. Si no queréis subir andando - o no podéis - siempre tenéis la posibilidad de contratar los servicios de taxi 4x4 que hemos mencionado al principio del artículo. Si la decisión que tomáis es ir andando -  a nuestro juicio, la más indicada - preparaos para disfrutar de un recorrido impresionante.



La primera parte del recorrido, y durante casi medio kilómetro, el sendero está adaptado para personas con movilidad reducida y llega hasta el río - imagen superior. El sol aparece escasamente en esta parte del camino ya que la vegetación es tan frondosa que le cuesta trabajo asomarse entre tanta hoja y tanta rama. Impresionante.

A medida que vamos caminando debemos fijarnos en los paneles explicativos que hay repartidos por todo el parque y que nos ofrecen información sobre la vegetación, fauna, leyendas... Estas informaciones van a hacer nuestra visita mucho más interesante y más enriquecedora: no solo vamos a caminar y disfrutar de ello, sino que vamos también a aprender.

Pasado el río torcemos a la derecha y continuamos el camino y tras pasar un breve llano desde el que podemos empezar a contemplar ya las cimas de las montañas, empezará la subida que acabará llevándonos hasta Sant Maurici.



A medida que vamos subiendo la nieve tiene mayor presencia, por lo que debemos ir con cuidado. Recordar que debemos ir siempre con el calzado adecuado si no queremos tener problemas; unas botas de nieve son imprescindibles todavía en primavera - las venden en muchos sitios y las hay de muchos precios. 

Si seguimos caminando encontraremos a nuestra derecha la ermita de Sant Maurici, lugar de peregrinación - todavía hoy - de los habitantes del valle. Podemos pararnos a echar un vistazo a la ermita y aprovechar para beber el agua que brota de la fuente - agua buenísima, por cierto.



En este punto estamos ya a mitad de camino, y la nieve va haciéndose más presente y el camino se va haciendo un poco más empinado. Llegamos finalmente al Estany de Sant Maurici y para nuestra sorpresa, ¡está totalmente congelado!



No esperábamos encontrarnos con un espectáculo así. Si la Laguna Negra nos había alucinado... esto nos parece insuperable. Cuando conseguimos reaccionar nos sentamos en unas piedras que allí encontramos para comer algo - la subida ha sido un poco más de 1h15'.

Decidimos en ese momento continuar la ruta e ir hasta el Estany de la Ratera que se encuentra a 2.136 metros de altitud, así que debemos subir otros 200 metros. La ruta aparece marcada como intermedia y nuestra pretensión es ir hasta el Mirador de Sant Maurici y volver por la otra parte del lago y sumar un par de horas más a la ruta para así completar el día.

Emprendemos la subida y empezamos a notar la dificultad media de esta ruta ya que la inclinación es mayor. A mitad de camino la ladera de la montaña aparece totalmente devastada; alguna alud ha hecho de las suyas y ha partido árboles y rocas como si fueran de papel. Nos quedamos un poco impresionados porque nunca habíamos presenciado un paisaje como ese y paramos unos minutos para poderlo contemplar.


Els Encantats, al fondo
La Ratera nos espera unos metros más adelante y nos sorprende también por estar totalmente congelado.




Proseguimos la ruta hasta el mirador de Sant Maurici, pero debemos abortar la misión una vez llegados allí ya que parte del equipo - esto es, Marina - sufre un ataque de vértigo y no se atreve a continuar. Y es por eso mismo que no hay fotos de esas vistas tan fantásticas y maravillosas que se tienen desde allí de todo el Estany y las montañas que lo rodean. 



Pasado el susto, nos sentamos junto al estanque y nos comemos los bocatas, que bien merecidos los tenemos. Como podéis ver en la imagen superior, y siendo ya abril, la nieve lo cubre todo a esa altura y confiere al paisaje de una belleza inigualable. No olvidéis, si vais a caminar por la montaña, proteger vuestra piel con crema solar  si no queréis quemaros.

Emprendemos el descenso, que va a ser mucho más rápido que la subida, y nos despedimos del fantástico parque natural con las vistas que ahora os mostramos:




Impresiones

Caminar por Aigüestortes es una experiencia inolvidable: los paisajes, el agua, la naturaleza, el aire puro... todo se une para despertar nuestros sentidos y gozar con ello. Aunque suponga esfuerzo físico - porque no vamos a engañar a nadie, uno se cansa al caminar por la montaña -, la visita es imprescindible si se está por la zona. Además es una actividad que no cuesta dinero - si la hacéis como nosotros: solamente debéis calzaros correctamente y subir el monte.

El recuento final de nuestra ruta es el siguiente: +/- 15 km y 5 horas en el parque, contabilizando paradas - que son obligatorias a nuestro juicio.


Bonus Track

De camino a Altron decidimos pararnos en Escaló que pertenece al municipio de Guingueta d'Àneu. Escaló es especial por ser una vila closa - o villa cerrada -, nombre que recibe al estar formada por murallas y torres las que, unidas a las viviendas - que hacen también de muralla - rodean por completo el pueblo haciendo de él un espacio totalmente cerrado.



Torres y arcos todavía se conservan en perfecto estado y su calle mayor es un verdadero viaje al pasado, manteniendo las calles con arcos que le dan un aire rústico muy auténtico.


Unos metros más arriba encontramos una torre de vigilancia del x. XI a la que no subimos por estar ya muy cansados, pero igualmente os dejamos el dato.

Una puerta muy curiosa...

Entradas Populares