Caminos de Burgos - Cruzando fronteras

Hay un anuncio que reza el siguiente lema: no hay sueños baratos. Pues bien... discrepamos un poco de esta sentencia. Nuestro sueño era visitar la catedral de Burgos, y no fue tan caro. Pero antes de llegar a Burgos, en Castilla y León, debíamos pasarpot otras tres comunidades autónomas – Aragón, Navarra y La Rioja – cosa que ampliaba el cumplimiento de nuestros deseos oníricos ¿Que no hay sueños baratos? Eso habría que verlo...

 


13 de julio de 2012. Pones el despertador pronto y te subes al coche sabiendo que por delante tienes unas cuantas horas de viaje y bastantes quilómetros por hacer. Para ti todo esto es nuevo, porque siempre ha sido alguien quien te ha llevado hasta tu destino y es por esa misma razón, porque eres tú mismo quien va a desarrollar la acción, que se hace más especial para ti ¡Empieza la aventura!



Nuestra primera parada va a ser – exceptuando la gasolinera de Alcañiz – Tudela, en Navarra.



Tudela no es un lugar demasiado conocido para nosotros, lo habíamos visto siempre como algo muy lejano – aunque a posteriori nos demos cuenta que las distancias son muy relativas – y es por eso que debemos hacer un ejercicio de búsqueda bastante acusado, aunque ahora reconozcamos que no fue suficiente.


A Tudela llegamos cuando es casi hora de comer, porque el viaje se nos ha retrasado, por eso buscamos una sombra en el camino – que vaya solazo está cayendo – para plantar nuestro restaurante ambulante. En las afueras de la ciudad encontramos un lugar con alguna sombra y mesas, así que allí aparcamos y desplegamos nuestra artillería pesada: la tauleta. Comemos prestos porque queremos visitar la ciudad y, sobretodo, ese maravilloso pórtico de la catedral que dicen que quita el aliento, y sí... lo quita. Es maravilloso.

Nuestro restaurante

Catedral de Tudela

La ciudad de Tudela fue reconquistada por Alfonso I “El Batallador” a los árabes en el año 1119, aún así, podemos encontrar muchísimos edificios allí que son románicos. A partir de esa conquista, la antigua mezquita empieza a convertirse en lo que ahora conocemos como Catedral de Santa María. Las obras se inician entre los años 1170 y 1180, con una planta típicamente románica y siguiendo el estilo de la Escuela Hispano Languedociana.
De todas la cosas que nos puede ofrecer la catedral de Tudela queremos destacar – como ya hemos mencionado antes – uno de los tres pórticos que decoran las entradas de la catedral. Dos de estos porticos, el meridional y el septentrional, son tardorománicos. La otra portada, la Puerta del Juicio, es de gótico muy primitivo, terminada entre los años 1215 y 1230, por lo que podría catalogarse como la obra esculpida gótica más primitiva de España [+ info].



Visitada la catedral, emepzamos nuestro paseo y a medida que caminamos vamos encontrándonos con las conchas que marcan el camino a los peregrinos hacia Santiago de Compostela. Sí, estamos en medio del Camino y eso para nosotros es algo especial porque una de nuestras ilusiones es, algún día, poder andarlo; estar allí nos hace sentir especiales.



Caminando llegamos hasta su Plaza Mayor, pero con el sol de justicia que cae es difícil disfrutar de ella, así que decidimos resguardarnos en un bar del magnífico casco histórico de la ciudad, entre casonas y callejuelas y millones y millones de tapas... ¡y qué tapas! Lástima que ya hayamos comido... deberemos conformarnos con un café.

Nuestro tiempo en Tudela termina y subimos al coche para ir hasta Calahorra y para ello nos adentraremos por primera vez en nuestra vida en La Rioja.


Nuestra visita a Calahorra hubiera podido ser más completa, pero el sol justiciero lanzando 43ºC nos hace andar como muertos vivientes y no podemos disfrutar mucho de la visita; una lástima, porque Calahorra puede transportarde de la antigua roma al mundo judío medieval, conviviendo con los cristianos y dar un salto hasta los tiempos más actuales.

Aún así, nos refugiamos en su catedral con base gótica pero que presenta otros estilos posteriores como su fachada, que para unos es barroca, aunque para otros neoclásica. También en el interior podemos encontrar variedad de estilos, como el Retablo de los Reyes, de estilo rococó, o la Capilla de San Juan Bautista, de estilo renacentista.



Nuestro camino prosigue, y antes de llegar a Burgos haremos una nueva parada, esta vez en Santo Domingo de la Calzada, que nos sorprende gratamente. Esta localidad, por ser una etapa importante del Camino de Santiago – como las dos localidades anteriormente visitadas – se nos presentó muy animada: decenas de peregrinos caminando, las calles repreltas de gente, su magnífico casco histórico, su increíble catedral, su Parador de Turismo... No podemos creer lo que nuestros ojos estaban viendo, aquello es precioso. Simplemente con andar por sus calles uno se queda satisfecho, a cada paso aparecen construcciones bellísimas y el ambiente es increíble. No visitamos su catedral, porque nuestra planificación no nos lo permite – el tiempo apremia y se nos hace tarde – pero si damos una vuelta por sus murallas, que forman el recinto amurallado más importante de toda la comunidad de La Rioja.



Cuando decidimos subirnos al coche de nuevo para llegar al fin de nuestra etapa de hoy, no nos resistimos a visitar aquél edificio que hay al otro lado de la calle y que se muestra tan majestuoso: el Parador de Turismo. Nos acercamos tímidamente hacia él y damos un paso al frente, en la recepción preguntamos si podemos visitarlo. Amablemente, al señorita que allí trabaja nos dice que sí, que se puede visitar, que los paradores son monumentos históricos y, excepto las habitaciones, todo lo demás está abierto al publico. Éste era un dato que desconocíamos hasta la fecha, pero que no olvidaremos jamás y que haremos saber a todos aquellos que nos preguten: siempre que veáis un Parador de Turismo podéis visitarlo sin ningún problema. Y esto es lo que hacemos, y quedamos alucinados porque este parador se encuentra en un antiguo hospital construído en el S.XII y es de una majestuosidad infinita; sus grandes puertas, sus muros de piedra, sus chimeneas gigantes, sus salones tremendos... Una delicia para los sentidos. Nos quedaríamos allí para siempre – aunque se sale de nuestro presupuesto ... – pero Burgos, a pocos kilómetros, nos espera, y debemos retomar nuestro camino. A medida que nos vayamos acercando la catedral se dejará ver, pero esta parte la dejamos ya para el día siguiente...

Entradas Populares