Los pueblos más bonitos.

Os habréis dado cuenta, si leéis los artículos del blog, que nos encanta visitar pueblos. Y pueblos bonitos. Estén dónde estén; nos encantán los pueblos. ¿Será porqué nos hemos criado en uno? La respuesta no es fácil, así como tampoco es fácil hacer una lista de cuáles son los pueblos más bonitos de cualquier lugar.

Es... ¡el APOCALIPSIS!


Gracias a un viaje que teníamos planeado y al final no hicimos - dice el refranero que no hay mal que por bien no venga -, descubrimos Les plus beaux villages de France, web dedicada a la asociación con el mismo nombre que recoge las localidades más bellas de nuestro vecino país hexagonal. Más tarde apareció la web Los pueblos más bonitos de España, y nos pareció que ya era hora que hubiera una iniciativa de este tipo por aquí. Nos pusimos a mirar la lista, la inicial, porque poco a poco - y afortunádamente - ésta va creciendo, y nos dimos cuenta que habíamos visitado ya gran parte de los pueblos que en ella aparecían - a día de hoy son 12.

En estos casi cinco años de aventuras hemos estado en muchas localidades pequeñas que nos han dejado con la boca abierta, lugares algunos muy conocidos, pero otros olvidados por las gentes que merecerían tener mayor reconocimiento. Queriendo hacer una oda a los pueblos os dejamos aquí una lista de localidades de España visitadas por nosotros que más nos han gustado. Una lista, que no un ránking, porque no hay unos mejores que otros, son, todos, fantásticos.


Besalú [Girona]

Muy cercano a la frontera francesa encontramos este pueblo catalán que cumple de verdad las expectativas de pueblo bonito: tiene un puente medieval fantástico que cruza un río todavía vivo - muy importante -, que conserva plazas preciosas, porches maravillosos y casas de piedra increíbles. Todo eso unido a un entorno maravilloso, hace de Besalú un pueblo digno de estar en esta lista de los más bonitos.



Cretas [Teruel]

En la provincia de Teruel, y muy cercano a Calaceite, encontramos este bello y pequeñísimo pueblo enclavado en medio del Matarraña. Construido del mismo modo que los demás pueblos de la zona, queda un poco eclipsado por la vecina localidad que ha sido denominada como una de las más bellas de España. Aún así, no debemos desmerecer una buena y pausada visita a Cretas.


 

Calatañazor [Soria]

Habíamos leído sobre esta pequeña localidad soriana miles de veces en internet. Todos los artículos decían lo mismo: su estructura conservaba perfectamente la esencia del medievo. Así que allá que fuimos en pleno invierno y, bajo un frío polar, pudimos confirmar estos datos: si hubiera aparecido un caballero con espada y armadura cabalgando por la calle mayor no nos hubiera extrañado nada. ¡Ah! y dice la sabiduría popular que allí, en Calatañazor, fue donde Almanzor perdió su tambor.

 

Siurana de Prades [Tarragona]

Entre visitar Barcelona - de nuevo - y un pequeño pueblo de interior tarraconense, nosotros elegimos esta última opción. Porque Barcelona la tenemos ya muy vista, y porque nos apetecía algo tranquilo. Y acertamos, Siurana de Prades es tranquilo de verdad, y muy, muy bonito. Tiene leyenda incluida que os dejamos que descubráis por vosotros mismos.



Daroca [Zaragoza]

Otro de esos lugares que has visto por internet de casualidad, en el que además ha nacido uno de tus escritores favoritos y que parece que es muy bonito. Y vas hasta Daroca y descubres que sí, que es un lugar precioso. Lugar que tiene un gran pasado y que mantiene toda esa esencia del medievo que tanto te gusta, porque murallas, torres, puertas, castillos, torreones, calles empedradas y amplias plazas componen un conjunto arquitectónica delicioso. Sin duda, hay que ir hasta allí para verlo.





Culla [Castelló]

El pueblo de Culla es uno de esos que tienes tan cerca que lo ignoras, pero que el día que te decides a visitarlo te sorprende gratamente. Este pueblo se encuentra en lo alto y hondo de la comarca de l'Alt Maestrat, en el norte de Castelló, y antaño tenía castillo, del que sólo vemos alguna piedra y el cerro que ocupaba, y que fue destruido allá en el s. XIX. Pero, además, tiene también un casco histórico muy bonito y muy bien cuidado que merece un buen paseo, aunque solamente sea para disfrutar de las vistas que desde allí se tienen. 



Pedraza [Segovia]

Este sí... este es uno de esos lugares del que dices miles de veces que debes visitar. Porque lo has visto en la tele en un montón de ocasiones, porque sale en una película que te encanta y quieres emular al coro celestial cantando eso de ¡Apocalipsis!¡Fin de la historia! [ver la primera imagen del artículo], y porque sabes que también tiene todo eso que tanto te gusta: murallas, portones, casonas, castillo... vamos, que es otro lugar para nosotros fantástico. Y sí, Pedraza lo es, y mucho.




Monroyo [Teruel]

A este pueblo le pasa como a Cretas, que se lo engulle el pueblo vecino, que en este caso es Valderobles. Pero Monroyo es el primer pueblo que te encuentras al cruzar la frontera entre Castelló y Teruel, después de Morella, y sueles pasar por él como pasas por el recibidor de tu casa: casi sin hacerle caso. Pero llega un día que decides visitarlo y descubres que Monroyo es mucho más que el primer pueblo de Teruel que te enuentras y que te lleva hasta el fantástico Valderobles; Monroyo tiene de todo, y muy bonito. Y bien merece una visita. 



Buitrago de Lozoya [Madrid]

Enclavado en la sierra madrileña encontramos esta localidad hermosísima que tiene, como no, un castillo, un río, murallas, puerta y casas de piedra. Una sorpresa para nosotros que no conocíamos absolutamente para nada y que vimos deslumbrante desde lo alto de la carretera, por lo que nos echamos de cabeza en el primer entrador de la carretera que vimos y hacia Buitrago que fuimos.




Esta es nuestra selección, aunque tenemos algunos  más en la recámara y nos faltan muchos por visitar. Nuestra lista ha sido ésta: ¿tenéis vosotros alguna? ¿Cuáles son las pequeñas localidades que habéis visitado y más os han gustado?

Entradas Populares