Cuando el otoño explota... | Ruta entre los valles de Navarra y Aragón


¿Cuántas veces hemos visto en imágenes esos paisajes de otoño pintados de infinidad de colores?¿Cuántas veces hemos querido ver in situ lugares como el ahora descrito?¿Cuántas veces hemos creído que teníamos que desplazarnos lejos – muy lejos – para poder disfrutar de ello? Tantas veces como lo hayamos pensado, todas esas veces serán las que nos hayamos equivocado. El otoño explota – y con qué gusto – también cerca de nosotros: entre Navarra y Aragón. Esta entrada de hoy propone una ruta en coche por una serie de pueblos y valles del Pirineo Aragonés, y también Navarro, que van a satisfacer, sin duda, a cualquier viajero que tenga ganas de disfrutar de bellos paisajes y bonitos pueblos.


HECHO
Empezamos nuestra ruta en Hecho, pueblo enclavado en un valle del Pirineo Aragonés al que le da nombre. Hecho es un bello pueblo – bellísimo – y municipio que engloba además las localidades de Siresa, Urdués, Embún y Santa Lucía.
Lo más destacable de Hecho es lo bien conservado que está el conjunto urbano, que dibuja de forma exquisita la arquitectura tradicional de la zona, con casas a dos y cuatro aguas – estas últimas muestran mayor poder adquisitivo –, siendo presidido por la iglesia parroquial de San Martín, del siglo XIX. Las vistas, obviamente, son también elemento clave de la visita a este lugar.



ANSÓ
Ansó es uno de los pueblos más bonitos de España, y llegar hasta él desde Hecho es una absoluta delicia, un festín para los sentidos. En Ansó, lo mejor, es dejar el tiempo aparcado y recorrer sus preciosas calles, deleitarse con el paisaje y disfrutar del aire puro que despeja la mente y ensancha el alma – emulando a Extremoduro...


Las galerías, balconadas, chimeneas típicas y arcos dovelados son elementos que nos van a acompañar durante todo el recorrido, para llegar finalmente a la Iglesia de San Pedro, del s. XVI, construida en piedra de un bello color gris oscuro.



VALLES OCCIDENTALES
Desde Ansó nos dirigimos hasta el Camping Zuriza, en los Valles Occidentales, Parque Natural que se extiende por las cabeceras de los ríos Veral, Aragón Subordán, Osía, Estarrún y Lubierre. El mero hecho de coger la carretera – angosta – y transitar hasta los valles es una experiencia alucinante: vegetación, montañas, ríos, animales... Una absoluta barbaridad. A medida que vamos haciendo kilómetros alucinamos más y más, hasta que llegamos a esto:


Nos quedamos sin palabras, verdaderamente maravilloso. En este parque podemos encontrar la mejor representación del bosque atlántico de Aragón, y se refugian en él los últimos osos pardos del Pirineo. Esta zona de alta montaña es territorio de pastos, por lo que no es extraño encontrare en medio de la carretera con vacas. Tranquilos, dejadlas hacer; parecen - y están - mucho más educadas que algunos de nosotros.



VALLE DE RONCAL
Desde este punto torcemos dirección Isaba – una pequeña señal en lo alto, a mano izquierda, nos indica el camino – y nos adentramos ahora en la Comunidad Foral de Navarra. El paisaje sigue siendo alucinante y acabamos topándonos con el pueblo de Isaba, así que aparcamos y damos una vuelta por la localidad, que bien merece ser visitada. En el centro del pueblo, constituido por calles estrechas y empedradas definidas por casas señoriales de piedra y madera, encontraremos la iglesia-fortaleza de San Cipriano, del s. XVI, y unas vistas tan bellas que abruman.



Desde Isaba ponemos dirección a Roncal, otra localidad navarra digna de mencionar – y no solo por el queso. Otra vez nos encontramos con angostas calles empedradas, pero ahora dispuestas en una curiosa forma de “Y”. La iglesia parroquial de San Esteban, del s. XVI, es el lugar donde nacen todas las calles, plagadas de casas señoriales de sillarejo. Encontramos también la casa del tenor Julián Gayarre, convertida hoy en museo.



FAGO
Fago es nuestro destino final, localidad conocida por un suceso dramático acaecido hace años pero que, más allá de esto, es un pueblo muy bello. Para llegar a Fago desde Roncal debemos salvar el puerto de Matacabras. El nombre debería asustarnos pero el recorrido es tan absolutamente sublime que dan igual las curvas y cortados en la montaña. En Fago encontramos también un bello entramado arquitectónico y al salir de él, dirección Pamplona, encontramos la Foz de Fago, enclave natural que nos dejará alucinados al día siguiente, de camino a Sos del Rey Católico. Pero además, cabe mencionar de Fago la historia de las Golondrinas, mujeres que a finales del s. XIX y principios del XX tenían que marchar, a pie, hasta las fabricas de alpargatas, o “espardeñas", hasta Francia. Su emigración, aunque temporal, de eso se trataba, era de otoño a primavera, y de ahí su nombre.





LA RUTA
Esta ruta no llega a los 70 km, y necesitamos un día completo para realizarla. Se le pueden añadir otros muchos lugares como la Selva de Oza, e incluso el Refugio de Liza, pero se necesitaría mucho más tiempo – un par de días. Para nosotros éste es un buen modo de disfrutar de varios valles pirenaicos – con pueblos incluidos – sin disponer de demasiado tiempo.

Desglose:
  • Hecho – Ansó: 12,2 km que suponen 17' de viaje
  • Ansó – Cámping Zuriza: 14,6km en 23'
  • C. Zuriza – Isaba: 12,5km en unos 18'' (a no ser que os encontréis vacas cortando la carretera...)
  • Isaba – Roncal: 13' y 9,4km
  • Roncal – Fago: 18,7km en 25'


Toda la ruta transcurre por carreteras de poca anchura; en algunos tramos no pasan dos coches. Aún así, no os asustéis ya que podemos encontrar puntos para pararnos y dejar que pase el otro vehículo. Al ser, además, carretera de montaña las curvas son elementos de presencia continua en el recorrido, pero las vistas hacen olvidar todo lo negativo. Es más, se trata incluso de un punto a favor de la ruta, ya que te hace transitar de forma calmada y sosegada, permitiéndote así disfrutar mucho más del camino.

Queremos dar las gracias a Kasilda, nuestra anfitriona en Fago, por sugerirnos alguno de los lugares de la ruta.



Si te ha sido de utilidad...¡COMENTA,VALORA,COMPARTE!

Entradas Populares