Berlín Toma I: primer contacto

Llegar al aeropuerto de Berlín un sábado de enero por la noche, bajar del avión, encontrarte todo nevado... Tu cuerpo lo recorre esa sensación de pisar por primera vez un país en el que nunca has estado, de saberte lejana a tu hogar pero no sentirte para nada extraña... Son todas ellas sensaciones gratificantes que van a acompañarnos durante la estancia en la capital alemana y no te soltarán hasta aterrizar de nuevo en el aeropuerto de procedencia.



Nuestra aventura empieza cuando salimos de la terminal D del Aeropuerto Berlín-Schönefeld un poco antes de las 23.00 del sábado 23 de enero de 2016. No queremos sentirnos como Alfredo Landa en Vente a Alemania, Pepe, así que levantamos nuestras cabezas y marchamos raudos tras las flechas que nos señalan el camino a seguir hasta el metro. No tenemos ningún problema en encontrar el sendero: tras salir de la terminal, giramos a la izquierda y bajo un camino cubierto llegamos finalmente a la estación de cercanías (S-Bahn) en la que pretendemos coger el tren rápido que nos llevará a Alexanderplatz, pero nuestro avión ha llegado con un poco de retraso y el último tren ya ha pasado. Parece que no empezamos bien, pero eso no supone ningún problema, porque seguimos las indicaciones bien grandes que indican qué línea de suburbano debemos coger para llegar al centro de Berlín: hacemos caso a las señales que hay repartidas por la estación, y también a las de la aplicación para el móvil que nos traemos desde España y que nos indica la ruta más rápida, todos los transbordos y el tiempo total de trayecto. Nos subimos al S9 dirección Blankenburg para bajarnos en Ostkreuz, hacer transbordo para seguir hasta Alexanderplatz y desde allí hasta Rosenthaler Platz, que es donde se encuentra nuestro hotel.



Pagamos los 3,30€ por cabeza que cuesta el trayecto ABC – más barato que el de Valencia, de donde venimos – y nos subimos al tren que llega a la estación con una puntualidad escrupulosa. Tras algunas paradas empieza a subir gente y a medida que nos vamos acercando al centro de la ciudad el barullo va en aumento. “Es sábado” pensamos, “por eso hay tanta gente”. La verdad es que siendo casi medianoche Berlín está muy despierto y, al llegar a Alexanderplatz – centro neurálgico de la ciudad – el gentío es mayor: jóvenes y no tan jóvenes riendo, bebiendo y charlando amablemente en la estación. Es en ese momento cuando empiezan a romperse algunos de nuestros esquemas y a difuminarse ciertos prejuicios que traemos en la maleta. Entre tanta gente vemos algo que nos llama poderosamente la atención: una gran cantidad de establecimientos de comida de todo tipo en los pasillos del metro berlinés. Nos fijamos en aquello que venden y los precios que aparecen junto a los productos: otra sorpresa y otro prejuicio más para tirar a la basura. Quienes nos leen a menudo saben – y el título de nuestro blog nos delata – que intentamos siempre buscar viajes baratos porque nuestro presupuesto es muy ajustado, y dentro de ese presupuesto ajustado debe caber también el tema alimentos. Por ello llegamos a Berlín un poco preocupados, sin saber demasiado bien cómo íbamos a subsistir más de cinco días con nuestro presupuesto, pero la preocupación desaparece rápidamente: venden comida muy barata en muchísimos lugares – y muchos más que vamos a descubrir durante nuestra estancia.


Comida callejera cerca de la East Side Gallery

Llegamos, así,  finalmente al hotel y nada más salir de la estación del metro vemos, al final de la calle, la torre Fernsehturm, es entonces cuando tomamos plena consciencia que sí, que estamos en Berlín. Con una cara de felicidad inmensa hacemos el chek-in en el hotel y salimos rápidos a dar una vuelta por la calle para inspeccionar el terreno. Gente y más gente, bares llenos hasta la bandera. “Bueno, sigue siendo sábado -  nos decimos -, ya veremos mañana...”. Y con esa sensación de sorpresa – muy grata – nos vamos a dormir porque el domingo va a ser un día movidito: a las 9 de la mañana tenemos visita guiada en el Reichstag.

Si te ha sido de utilidad...¡COMENTA,VALORA,COMPARTE!

Entradas Populares