Castilla- La Mancha: cinco lugares para cinco provincias.

Cuando empezamos con eso de viajar juntos, Juanjo y una servidora nos dijimos que teníamos que visitar todas las provincias de Castilla-La Mancha. Ya sea por El Quijote y los molinos, por sus castillos, por su historia, por su gastronomía...es un territorio que nos ha llamado siempre mucho la atención. No habiéndolo visitado todo - es inmenso -, si hemos podido realizar el deseo de estar en todas sus provincias, y de cada una de estas provincias os traemos hoy un lugar, a nuestro juicio, imprescindible.



Alarcón - Cuenca

De la provincia de Cuenca hemos elegido un lugar que nos sorprendió mucho. Queremos alejarnos de las capitales, ya sabéis que somos amantes de los pueblos, así que de esta provincia queremos recomendaros Alarcón, un pueblo en un enclave natural magnífico, estéticamente delicioso, que parece sacado de un libro de cuentos.



Alcalá de Júcar - Albacete

Es éste uno de los Pueblos más bonitos de España, que todavía no había conseguido esta distinción cuando lo visitamos. En ese momento quedamos alucinados de lo que habíamos descubierto, y recomendamos a todo el mundo que, si puede, lo visite, y aquellos que lo hacen quedan fascinados. Sin duda, Alcalá de Júcar debe ser nuestro must de la provincia de Albacete: naturaleza viva y  un pueblo hermoso.



Sigüenza - Guadalajara

Cuando piensas en Edad Media, piensas en casonas señoriales de piedra, catedrales y castillos. Sigüenza, en Guadalajara, tiene todo esto, y mucho  más. Un lugar increíble que teníamos marcado en nuestra lista de deseos desde hacía mucho tiempo y que pudimos visitar en julio de 2015. Otro de los obligatorios manchegos, sin ninguna duda.



Consuegra - Toledo

Toledo es maravillosa, todos lo sabemos, pero hay otros lugares más allá de las capitales que son también fantásticos, y ese lugar es Consuegra, que no solo tiene molinos de viento, sino también un castillo que quita el aliento.



Campo de Criptana - Ciudad Real

Más molinos de viento, porque La Mancha es una tierra de agua escasa, pero de gran ingenio - Don Quijote es su mayor ejemplo. Y ese ingenio hizo que las gentes se sirvieran del viento para sustituir la fuerza tan necesaria del agua, y en Campo de Criptana encontramos uno de los parajes más maravillosos en lo que a molinos de viento se refiere.



Si te ha sido de utilidad...¡COMENTA,VALORA,COMPARTE!

Entradas Populares