Tres pueblos bellísimos en el Baix Empordà

Si hace unos días os hablamos de Peratallada, que hemos nombrado como el tesoro del Baix Empordà, ahora queremos ampliar la lista de pueblos bonitos que podemos encontrar en esta comarca. Junto a Peratallada, un par más: Pals y Monells. Disfrutadlos.

Estos tres pueblos, de los muchos que hay en el Baix Empordà – y de aquéllos que nosotros vimos – son los más recomendables para visitar si se dispone de poco tiempo. A lo largo de casi 50 km podemos encontrar en esta comarca 21 pueblos que conforman una ruta medieval, y de ellos nosotros acabamos visitando 6 o 7. De esos 6 o 7 nos quedamos con los que ahora os vamos a mostrar, que desde la costa hasta el interior te permiten pasar una jornada verdaderamente interesante.

Pals


Pals, la vila, no la playa, es un pueblo que a lo lejos ya se deja ver plantado en lo alto de la loma, destacando la Torre de les hores, elemento que predice algo de lo que encontraremos a la llegada.

Aparcar en Pals, y en el mes de marzo, es fácil. Encontramos, extramuros, un párquing que en temporada de verano será de pago pero que, en fechas intempestivas, parece que es gratuito. El recorrido por el pueblo puede empezarse por donde uno quiera, pero debemos ir siempre contemplando todos y cada uno de los edificios de época medieval que se conservan en perfecto estado, además de las murallas que se mantienen en pie en casi todo su longitud, junto a seis torres de defensa de planta rectangular. Debemos saber que existe una tienda en la vila que se encuentra dentro de la muralla  mediante la cual podemos cruzar a través de dicha construcción defensiva.

De Pals debemos destacar también la iglesia gótica de Sant Pere, con un bello interior, además de la ya mencionada Torre de les Hores, y que es el único elemento que se mantiene del antiguo castillo.






Peratallada


De Peratallada poco nos queda por decir [podéis leer la entrada completa aquí], pero debemos afirmar que, para nosotros, es el pueblo más bonito de todos de los que visitamos, es el que tiene más encanto. Puede que esto cambie si visitas el lugar en verano, ya que es afamado por sus numerosos restaurantes de calidad y se llena de gente, pero en las fechas en las que nosotros fuimos estábamos casi solos, y eso nos permitió poder disfrutar de él sin ningún tipo de agobio.
Destacamos de Peratallada sus murallas – con foso incluido – y su castillo, pero lo más reseñable es el conjunto urbano, con sus calles y sus plazas, sus casas de piedra, portales y soportales. Una delicia de paseo el que una hace por este lugar de Girona.




Monells


Este pequeño pueblo, que no es pueblo sino que pertenece a Cruïlles, puede que os suene por ser el escenario central de la película Ocho apellidos catalanes. Habíamos leído que la plaza es muy bonita, y después de ver la película – de la que no vamos a hablar... - nos pareció que sí, que la plaza era bonita. Así, cogemos el coche y tras alguna curva en la carretera, pero que discurre por un paisaje alucinante, llegamos al pueblo de Monells. Aparcamos y vemos la iglesia tras cruzar la riera, así que hasta la iglesia que vamos porque claro, inocentes de nosotros, creemos que todos los centros urbanos están cerca de la iglesia. Al llegar a ella vemos que no hay nada más que cuatro casas modernas y nos quedamos un poco decepcionado, porque no conseguimos encontrar dónde diantres está esa plaza tan bonita. Volvemos a cruzar el puente y nos decidimos a meternos entre cuatro casas que aparecen delante de nosotros. “No puede ser que aquí dentro esté la plaza, que no se ve nada”, vamos comentando, indignados. Sacrebleu!!!!!!! Tras caminar unos pocos metros acabamos llegando a la famosa plaza... ¡qué bonita! Los arcos son una pasada, las casas son una pasada, su distribución, todo, es una pasada. Nos plantamos en medio de aquello y alucinamos. Salimos de la plaza y nos disponemos a recorrer las pocas calles que forman el pueblo y quedamos encantados: portales y soportales. Aquello parece un laberinto de piedra, un laberinto precioso, con muchísimos recovecos, giros y callejones. Quién nos iba a decir que tras esas pocas casas había tamaña maravilla...








Con Monells terminamos nuestra pequeña selección de pueblos para disfrutar en el Baix Empordà en un día. Evidentemente, no tienen porque gustaros todos ya que ésta es una selección subjetiva, y puede que haya otros que sean igual de bonitos que estos, pero que todavía desconocemos. Sea como sea, esperamos que esta breve selección os sirva de ayuda para disfrutar de la bella comarca gerundense del Baix Empordà.

Si te ha sido de utilidad...¡COMENTA,VALORA,COMPARTE!

Entradas Populares