Un castillo flipante en Castilla - La Mancha | Molina de los Caballeros

¡Castillos, castillos, dadnos castillos y tocaremos el cielo!

Si hacemos algún viaje y en él no incluimos algún castillo o fortaleza... es como si el viaje se quedase cojo, le faltase algo, nos faltase algo a nosotros. Es por ello que siempre que elegimos un destino buscamos que éste tenga castillo, o que haya alguno cercano, o que nos pille en la ruta. Y es este último caso el que hoy os presentamos: un castillo flipante en Molina de Aragón que nos pillaba de camino a Sigüenza.



Aunque bien... debemos decir que Sigüenza tiene todo lo que pedimos a una salida freak de las nuestras: catedral gótica o románica – o ambas cosas, como es el caso –, casonas medievales, calles de piedras y castillo – o castillaco. Pero bueno, ya que vamos de camino a Sigüenza miremos en el mapa qué hay de interesante. Oh... Molina de Aragón. ¿Éste no era el lugar que nos comentó Marc? Nos preguntamos. Sí, puede ser. Buscamos más sobre Molina y aparece un castillo, ¡BINGO! Molina... no te vas a librar.

Molina de Aragón se encuentra en la provincia de Guadalajara, en Castilla La Mancha. Si la visitas en invierno te mueres de frío, y si la visitas en verano, te mueres de calor, sin medias tintas, sin término medio – pobre Aristóteles... moriría con la meseta. Pero bueno, qué más da que haga calor a mediados del mes de julio si Molina tiene lo que parece tener, uno de los mayores castillo-alcázar de toda España.

Tras un par de horas de viaje y algunos kilómetros hechos nos vamos acercando a Molina de Aragón. El GPS nos señala que estamos ya cerca, y el momento cumbre llega cuando vemos a lo lejos esas murallas y esas torres imponentes. ¡PARDIEZ!

¿No os parece a vosotros que es un monstruo que se despierta?

El castillo de Molina, o lo que era el antiguo alcázar, fue construido por los andalusies sobre un antiguo castro celtibércio entre los siglos X y XI. Su emplazamiento estratégico entre las tierras de Castilla y Aragón fue lugar de disputas, y en el año 1129 Alfonso I de Aragón arrebató la fortaleza a los andalusies, remodelándolo y dándole el aspecto de fortaleza románica que podemos ver en la actualidad.

El castillo es el mayor que se conserva en Guadalajara. Posee una muralla exterior con numerosas torres de defensa, que rodean y protegen la fortaleza. En el interior del castillo podemos observar todavía hoy cuatro de las ocho torres que había, comunicadas todas ellas por un adarve almenado.

Llegamos a Molina, aparcamos y vamos corriendo a la oficina de turismo. Pedimos un mapa y preguntamos por la visita del castillo. Somos los primeros en llegar así que debemos esperar a que abran, aprovechando para callejear la localidad y disfrutar del patrimonio románico que alberga.



Para llegar al castillo debes cruzar la carretera – o eso nos parece a nosotros. Después de ello, subes una ladera desde la que hay una vista genial de toda Molina, y te diriges hasta la puerta que está protegida por un arco de medio punto, con una torre a cada lado, compras la entrada y empiezas la visita.





Mapa en mano vamos explorando todos los recovecos de la fortaleza, poniendo especial atención en las torres y subiendo a todas ellas, desde las que se tienen unas vistas inmejorables del entorno y, ¡qué diantres! ¡Que nos encanta eso de subir y bajar escaleras de caracol, tú!



Lo bueno de llegar pronto a los sitios es que estás completamente sola y, por lo tanto, puedes campar a tus anchas y hacer el friki tanto como quieras – tendríais que vernos alguna vez visitando lugares de estos... Es por eso que nos tomamos nuestro tiempo y vamos disfrutando de todos y cada uno de los detalles del castillo: de sus marcas de cantero, de sus ventanales, de sus vistas, de su historia.



Para recorrer bien el castillo necesitas una hora más o menos, dependiendo de lo que te recrees en la visita. Recomendamos la visita con niños, ya que seguro que se lo pasan genial, y también a cualquiera que esté interesado mínimamente en cuestiones históricas y culturales; es una visita que no defrauda. Así que, caballeros, ¡sacad el polvo de vuestras armaduras y cabalgad prestos a la conquista de Molina!

Datos de interés:


Tenéis más información sobre el castillo de Molina en la página web de turismo de Castilla La Mancha [link aquí].

Para visitar el castillo contactad con la oficina de turismo de la localidad:.





Si te ha sido de utilidad...¡COMENTA,VALORA,COMPARTE!

Entradas Populares