#LPTVIncógnitaTourII | Ciudad Rodrigo - Salamanca


Ciudad Rodrigo es una localidad salmantina a escasos kilómetros de Portugal. Su historia está marcada por conflictos modernos, desempeñando un papel importantísimo en la Guerra de la Independencia, por lo que son múltiples las referencias de la época napoleónica que encontraremos aquí además de muchos palacios renacentistas que todavía hoy sobreviven en Ciudad Rodrigo. Por si esto fuera poco,tiene una catedral bellísima, murallas de infarto y un castillo que es hoy Parador de Turismo. 


Ciudad Rodrigo será nuestra base de operaciones durante la segunda mitad del viaje que hemos hecho bien en llamar #LPTVIncógnitaTourII. Desde este bello lugar iremos hasta el norte de Salamanca, Portugal y también la Sierra de Francia. Pero Ciudad Rodrigo es mucho más que un bonito lugar para dormir y descubrir tierras salmantinas, Ciudad Rodrigo es una bella fortaleza en forma de estrella que desde lo alto de la torre del Castillo de Enrique II se despliega a nuestros pies de un modo coqueto y elegante. Es en este punto donde las vistas que tenemos tanto del casco urbano como del río Águeda son casi impagables, por ello puede ser un buen lugar de partida para nuestro paseo por esta bonita localidad. De hecho, y teniendo en cuenta que nosotros vamos a dormir allí, lo primero que haremos será subir hasta lo alto de la torre del castillo para poder tener una panorámica fantástica de la antigua Miróbriga.



Si dispones de tiempo, lo mejor es callejear y disfrutar pausadamente del lugar e ir saboreando, a pequeños bocados, cada uno de los rincones de Ciudad Rodrigo. Inevitablemente los pasos te llevan hasta la Plaza Mayor, centro neurálgico de la localidad, una plaza enorme y dorada repleta de casonas preciosas y bares de tapas. Pero antes de sentarnos y disfrutar de una buena cerveza y productos típicos de la zona, es obligatorio detenerse frente al Ayuntamiento y contemplar el hermoso edifico que es hoy la casa consistorial, además de los múltiples palacios que allí encontramos.





Otro de los ineludibles de Ciudad Rodrigo es la catedral que recoge en su arquitectura los estilos románico, gótico y neoclásico. Dentro del templo encontramos un bello tesoro, el claustro que transita entre el románico y el gótico y que permite que te pasees en un lugar fresco aún estando a altas temperaturas más allá de los muros de piedra – y en el centro del patio. Es increíble como los grados centígrados disminuyen estrepitósamente dentro del claustro sin ningún tipo de climatización más allá de la piedra y la penumbra.






En esta catedral tenemos también un museo con algunas obras interesantes pero sobretodo lo que más nos impresiona es el Pórtico del Perdón o de la Gloria que hoy en día encontramos dentro del edificio pero que en la época de su construcción, allá por el s. XIII, formaba parte del exterior del edificio. El bello trabajo escultórico realizado en este pórtico nos deja boquiabiertos, y seguro que a quienes los visites os sucederá lo mismo que a nosotros. No tiene desperdicio.

Después de estar un buen rato en la catedral disfrutando de su hermosa arquitectura es momento de salir otra vez a la calle – todavía soportaremos altas temperaturas – y seguir el trazado de las murallas mirobrigenses. Pero antes debemos alzar la cabeza y fijarnos en las cicatrices que salpican la torre de la catedral, heridas sufridas durante la guerra napoleónica y que todavía hoy podemos observar.




Seguimos ahora las murallas para caminar por lo alto de las mismas y terminar cruzando una de sus múltiples puertas y adentrarnos de nuevo en el trazado urbano. Cercanos a la plaza mayor debemos detenernos ante el Palacio de los Ávila y Tiedra, el Palacio de Moctezuma o el Palacio del conde de Alba de Yeltes por destacar algunos. Además, en la Plaza Campo del Pozo encontraremos la iglesia de San Isidoro, de estilo románico.



Cuando hayamos hecho todo esto y, si como es nuestro caso, es vuestro segundo día en Ciudad Rodrigo, regresaremos otra vez a la Plaza Mayor y disfrutaremos de la gastronomía local en miniatura: tapas deliciosas a un precio verdaderamente asequible.


Antes de regresar a nuestro hotel, y para culminar una estancia increíble en esta bonita villa salmantina, una breve caminata por la parte del río Águeda nos regalarán unas vistas increíbles de la torre del homenaje del Castillo de Enrique de Trastámara.




Desde Ciudad Rodrigo emprenderemos, al día siguiente, nuestro regreso a casa. Nos llevaremos de esta bella localidad un grato recuerdo pero antes de volver a València queremos pasar la mañana en una ciudad que nos llama la atención desde hace muchos años: Salamanca.


Más información sobre Ciudad Rodrigo:



Si te ha sido de utilidad...¡COMENTA,VALORA,COMPARTE!

Entradas Populares