#LPTVIncógnitaTourII | Sierra de Francia - Salamanca


Un reportaje televisivo que muestra unos pueblos y paisajes preciosos. ¿Dónde es eso? Nos preguntamos. La Sierra de Francia, en Salamanca. Tendremos que ir algún día, ¿no crees? Salamanca... un poco lejos para nosotros; algún día. Suspiras. Y ese día llega.


La Sierra de Francia la encontramos al sur de la provincia de Salamanca, limitando con la provincia de Cáceres. Por el este encontramos al sierra de Béjar y por el oeste la de Gata. Esta Sierra, la de Francia, tiene un gran valor no solo paisajístico y natural, sino también etnográfico y arquitectónico. El hecho de ser una tierra abrupta y de difícil acceso ha permitido que la arquitectura popular salmantina se conserve de modo casi intacto en muchos de los pueblos de los que podremos disfrutar en esta ruta.


  1. La Alberca


Es La Alberca el pueblo más conocido de toda la Sierra de Francia, siendo declarado Conjunto Histórico-Artístico en el año 1940, el primero de España. Su riqueza la encontramos en la conservación del entramado urbano que destaca mucho más gracias a los centenares de flores que cuelgan de balcones y ventanas, además de tener un bello templo parroquial. Es obligatorio en La Alberca caminar lentamente y perderse por sus calles, visitar sus tiendas de artesanía y terminar en la Plaza Mayor para disfrutar de esa bella estampa que conforman la cruz y los edificios llenos de flores.





  1. Mogarraz


El segundo pueblo de la Sierra de Francia que visitaremos será Mogarraz, tal vez no tan conocido como La Alberca pero que supone para nosotros una grata sorpresa. En Mogarraz dejaremos el coche en un párking que encontramos fuera del pueblo. A finales de junio esto todavía es posible pero nos cuenta una viajera que visitará esta localidad un mes más tarde que la tarea de aparcar se convierte casi en imposible. Viajar cuando nadie lo hace tiene sus inconvenientes, pero también sus ventajas de las cuales destacamos el encontrar sitio para hacer casi de todo en casi todos los lugares. Una vez estacionado el vehículo nos adentramos por las calles de Mogarraz y es entonces cuando descubrimos que no se trata solamente de arquitectura tradicional muy bien conservada y un paisaje de vértigo, sino también de un lugar que alberga un valor artístico fantástico, y esto es por los múltiples grabados que salpican las fachadas de los edificios. Grabados, realizados por Florencino Maillo, de colores grises y ocres que representan rostros de gentes, la mayoría de ellas entradas ya en años. Estas gentes son las que, en los años 60, no abandonaron la localidad salmantina para buscar una vida mejor en tierras más prosperas y son recordadas de este bello modo. Realmente Mogarraz nos sorprende mucho y el paseo que pretendíamos breve se convierte en un paseo a conciencia, pausado y grave. Encontramos en las calles de Mogarraz – como dato curioso – una librería que vende artículos de segunda mano y antigüedades, en la que podéis encontrar libros a muy buen precio.







  1. Sequeros


Sequeros, como todos los pueblos que conforman esta ruta, es también Conjunto Histórico-Artístico. Sigue la misma línea arquitectónica que el resto de los pueblos pero algo hace que se diferencie de los demás, y es que sus casas tienen un aire más señorial, cuestión que no es vana si tenemos en cuenta que Sequeros fue antiguamente capital administrativa de la Sierra, por lo que sus edificios de aire burgués no son casuales.


  1. Miranda del Castañar


Cuarto pueblo, y este con castillo: Miranda del Castañar. Los castillos son para nosotros una obsesión, y nos hemos propuesto en este viaje visitar el mayor número de lugares posible que tengan castillo, torres o murallas. Miranda del Castañar es uno de ellos, y fue antaño uno de los recintos fortificados más notables de toda Salamanca. Su situación a modo de atalaya confiere a este pueblo una belleza que los demás no tienen, belleza que no solo aparece bajo una perspectiva lejana, sino que continúa cuando te acercas a la plaza de armas y te topas con el austero y bello castillo color arena. Desde el castillo, y tras haber cruzado al puerta de San Ginés, debemos pasear por la calle Larga y fijarnos en todos y cada uno de los recovecos que aparecen ante nosotros: callejuelas y callejones, casas que casi se tocan, subidas y bajadas...






  1. San Martín del Castañar


El último de los pueblos que visitaremos es San Martín del Castañar que, como Miranda, tiene también castillo – o restos de él. La arquitectura típicamente serrana se encuentra presente también aquí, que se complementa con un puente medieval e incluso restos romanos. Antes de llegar al castillo encontramos el coso taurino, uno de los más curiosos que se pueden ver, construido sobre antiguos elementos romanos. Cercar el castillo a paso lento es menester para disfrutar de vistas y sonidos impagables. San Martín del Castañar es otro tesoro salmantino digno de visitar.






DATOS SOBRE LA RUTA

Esta ruta es circular y se puede hacer en una mañana – larga – aunque nuestra recomendación es que dispongáis de un par de días para disfrutar al máximo de todo lo que ofrecen estas tierras salmantinas. Los pueblos aquí descritos son los más destacados por ser todos ellos Conjuntos Histórico-Artísticos, pero son muchos más los que allí podéis encontrar. Además, la Sierra de Francia es un espacio natural destacado en el que podéis realizar múltiples rutas senderistas de todos los niveles. Otro de los elementos destacados de este territorio es la Peña de Francia que nosotros no visitamos por falta de tiempo – y porque el calor nos agobiaba, seamos sinceros – pero que recomendamos que visitéis. Otro de los espacios que podéis visitar, y cerca de La Alberca, es Las Batuecas, un espacio natural en el que podéis disfrutar de yacimientos con pinturas rupestres o ermitas utilizadas por los carmelitas descalzos que eligieron el lugar como espacio de retiro físico y espiritual allá por el año 1599.

La ruta realizada en coche tiene un trazado circular y no son muchos los kilómetros que se recorren ya que los pueblos se encuentran relativamente cercanos. La carretera, aunque discurre casi todo el rato en el límite de los 1000 metros, se encuentra en buen estado. Nosotros llegamos a la Sierra de Francia desde Ciudad Rodrigo, aunque se puede acceder a ella desde Extremadura sin ningún problema, o desde la vecina sierra de Béjar.

Enlaces




Esta será la última ruta planeada que realizaremos en nuestro viaje, aunque todavía nos queda visitar en profundidad Ciudad Rodrigo, lugar del que os hablaremos en la próxima entrada.

Si te ha sido de utilidad...¡COMENTA,VALORA,COMPARTE!

Entradas Populares