A #FranciaenTren | LPTV nos vamos a la Provenza


Con la imagen superior comienza la historia que vamos a contaros, la historia de dos treintañeros que un día de finales de julio se enteraron de que habían ganado un viaje a la Provenza cortesía de Turismo de Francia en España  y Renfe SNFC en Cooperación. Más en concreto, se iban a Aix-en-Provence en AVE, y en el correo les preguntaban que si aceptaban el premio ¡POR TUTATIS! Pensaron, ¡claro que aceptamos! Esos dos treintañeros eramos nosotros, y esta es nuestra historia.

La primera vez que participamos en un sorteo en internet lo hicimos creyendo que aquello no podía ser verdad, pero cuando nos tocó un premio por primera vez dejamos el escepticismo de lado para convertirnos en creyentes, ni qué decir cuando nos tocó el segundo.... y en un intervalo de tiempo de apenas un mes. A partir de entonces sorteo que vemos, sorteo en el que nos inscribimos y, evidentemente, difícilmente ganamos porque son muchos los que participan - y esperamos que sean más, porque os alentamos a participar a vosotros también. 

Si hay una entidad que realiza sorteos periódicamente, esa es la Oficina de Turismo de Francia en España, sobretodo en su página de Facebook, y sorteo o concurso que realizan - y no se nos pasa -, sorteo o concurso en el que participamos. Y tanto va el cántaro a la fuente, que al final se rompe el cántaro, o te toca el premio... o quedas en la reserva y el ganador no puede aceptarlo, que fue nuestro caso. Así, te encuentras que tienes un viaje a todo tren - y el símil jamás había sido tan acertado - con un año de tiempo para disfrutarlo. Pero, seamos sinceros ¿para qué vamos a esperar? Jamás puedes saber lo que te va a pasar en un futuro y qué cosas te saldrán, así que buscamos las fechas que nos convienen y nos ponemos en contacto con Emilie, nuestra GRAN organizadora, para atar todos los cabos. 


Pero... ¿qué incluye el premio?

Sí, sabemos que esa es la gran pregunta que todo ganador de un premio se hace: ¿me tocará pagar algo? En nuestro caso el premio incluya lo siguiente:
¿Qué no incluya? El transporte hasta la ciudad de salida del tren, el transporte desde la estación de AVE en Aix hasta el centro de la ciudad y las comidas, cosas obvias. No era un todo incluido ni tampoco a gastos pagados, pero era un buen - muy buen - premio. Además, tuvimos la oportunidad de alojarnos una noche adicional - que corría a nuestra cuenta - en la ciudad, así que la disfrutamos mucho más.

Y otra pregunta que nos hicimos entonces y que ahora podemos responder es la siguiente,

¿Vale la pena viajar en AVE?

A nuestro juicio, sí, y vamos a intentar dar razones convincentes. Una de ellas, y para mí la más importante, es que te ahorra el mal rato que pasas si viajas en avión. Personalmente, encuentro mucho más cómodo viajar en tren por diversos factores, no se trata solo del pánico puntual que pueda tener una persona a la hora de volar, sino también el hecho que no debes facturar, ni tampoco pasar estrictísimos controles de seguridad, y también puedes llevar tu equipaje contigo y no pagar de más por él. El tiempo de viaje es también un punto a favor porque, aunque estés algo más encima del medio de transporte, acabas invirtiendo lo mismo que si tuvieras que facturar, hacer cola, esperar la maleta... Y otra cosa genial que es de las mejores para mí cuando viajo en tren: los paisajes. Ver pasar las tierras, ciudades y pueblos es para mí encantador. 
Estos serían los elementos a favor de viajar en tren pero, ¿hay alguno que esté en contra? Pues sí, alguno habrá, claro, como bien puede ser el precio. El precio es un escollo para nosotros, obviamente, porque ya sabéis qué tipo de viajes nos podemos permitir, pero para alguien que maneja presupuestos más o menos normales cuando viaja, si se pone a comparar el precio de billetes de avión y los de AVE al final te salen más o menos a la par. 


¿Qué más?

Vale, ya sabéis qué incluye el premio y si habéis estado atentos, hemos dicho que buscamos una noche adicional de hotel en la bella Aix-en-Provence. Decir que Aix no es una ciudad barata, pensad que está en la región PACA, una de las más exclusivas de Francia, y entre Provence y Côte d'Azur viajan las gentes más adineradas. Es por ello que resulta un poco difícil encontrar alojamiento barato - dentro de nuestros parámetros - pero buscando un poco puedes pasar una noche por 50 € casi en el centro de la ciudad y, por algo menos, en hoteles de pedanías o que se encuentran apartados del casco histórico. En nuestro caso encontramos el Hôtel Paul que nos costó 54 euros dos personas una noche, un hotel correcto que para lo que necesitábamos era más que suficiente.

Otra de las cosas que se hacen cuando se va de viaje, además de dormir, es comer, y comer en Aix con poco presupuesto es posible aunque debo decir que nosotros hicimos un poco de trampa. Sí, hicimos trampa porque los desayunos eran tan copiosos que a la hora de comer no teníamos hambre, ni casi tampoco a la hora de cenar. 
Pero lo que vendría a ser aquí un menú del día - allí se llama formule -  puede salirte perfectamente por 10 o 15 euros. Comer no es caro, beber sí; la bebida en Francia es muy cara, aunque el agua te la suelen dar en los restaurantes - y sin pedirla. Nosotros, concretamente comimos unas pizzas para llevar enormes por menos de 10 euros en unos establecimientos que hay en el centro histórico y también cerca de la Cours Mirabeau, además de cenar en un restaurante también del centro histórico en el que comimos un plato gigante que bien podía pasar por dos, con bebidas - ahí va lo caro - y el agua gratis, además de unas aceitunas de cortesía riquísimas por unos 20 € cada uno. Otra de las cosas que probamos en Aix fueron las crepes, deliciosas y a precio que bien podríamos encontrar en España, e incluso más baratos.

La experiencia de visitar Provenza ha sido una experiencia fantástica, ya que se trataba de un destino que teníamos en mente desde hace mucho tiempo. Pero debemos ser sinceros y decir que jamás se nos hubiese pasado por la cabeza hacer un viaje así a Aix-en-Provence por una sola razón: ignorancia. De Provenza te suenan los campos de lavanda, las abadías, los pueblecitos... pero no Aix, nos parece que aquí en España esta ciudad se conoce poco y, de hecho, cuando buscábamos información en otros blogs y páginas de internet había pocos lugares en los que alguien hablase de forma detallada sobre este destino. Sí encontré información valiosa en el libro Un año en Provenza, de Peter Mayle, que leí con avidez y mucho gusto antes de emprender nuestro viaje. En este libro el autor decía lo siguiente:
Con tantas distracciones a la puerta de casa, teníamos abandonados los lugares más famosos de Provenza, como no paraban de repetirnos los amigos de Londres. [...] no queríamos convertirnos en turistas. Esta existencia localmente enraizada tenía una excepción, una excursión que siempre estábamos dispuestos a efectuar. A los dos nos encanta Aix. 
[...]
La carretera entra en Aix por un extremo de la calle mayor más bella de Francia. El Cours Mirabeau es hermoso en cualquier época del año, [...]. La luz tamizada, las cuatro fuentes que jalonan el Cours, las proporciones perfectas que siguen la norma de da Vinci "que la calle sea tan ancha como altas son las casas" - la disposición del espacio, los árboles y la arquitectura, todo es tan agradable que apenas te das cuenta de los coches.

Así que después de tan buena publicidad Aix comenzó a ganar puntos en mi ránking viajero y solo tenía ganas de ir a comprobar con mis propios ojos si el señor Mayle decía la verdad, o es que estaba exagerando. Para que esto sucediese quedaban pocos días y un viaje en tren, pero eso ya os lo contaremos en próximos capítulos...

Si a alguien le interesa el libro, es éste, y recomiendo su lectura.

 
 
 
 



Si te ha sido de utilidad...¡COMENTA,VALORA,COMPARTE!

Entradas Populares